Salud para todos

personas felices_resize.jpg
Uno de los principales problemas que se encontró la revolución triunfante el primero de enero de mil novecientos cincuenta y nueve fue el depauperado sistema de salud pública y su escasa cobertura. Ya en el programa del Moncada, el joven abogado Fidel Castro Ruz lo había identificado y trazado una estrategia para su solución una vez alcanzado el poder por las fuerzas revolucionarias.

 

Tras el triunfo los años fueron duros, el país se enfrentó a la maquinaria subversiva del imperialismo, que en su intento de eliminar el proyecto emancipador de los cubanos empleó disímiles maniobras. Un número significativo de los pocos profesionales de la salud con que contaba el país al triunfar la revolución, marchó a los Estados Unidos de América, atraídos por sus cantos de sirena.

Bajo la certera guía de Fidel y con la participación activa del pueblo en los nuevos planes de desarrollo de la salud pública, el país comenzó un proceso de recuperación y creación de una nueva estructura del sistema de salud. Los resultados fueron visibles inmediatamente. Numerosas enfermedades que cobraban la vida de muchos cubanos quedaron erradicadas.

Las campañas de vacunación, la atención primaria y sobre todo la prevención de salud incidieron significativamente en la reducción de la mortalidad por enfermedades prevenibles o curables.

La crisis económica que enfrentó Cuba, tras el derrumbe del campo socialista y los años difíciles del período especial provocaron un desabastecimiento sin precedentes en la economía, sin embargo los servicios de salud permanecieron a pesar de las dificultades. No se cerró ni un solo hospital, aún en medio de la crisis, el presupuesto del estado para la salud pública, lejos de disminuir se aumentaba cada año.

El surgimiento de los programas de la batalla de ideas liderados por Fidel, dio un impulso significativo al sistema de salud publica a pesar del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el gobierno de los Estados Unidos a Cuba. Incremento de la producción de medicamentos, remodelación de hospitales y policlínicos, construcción de nuevas salas de rehabilitación y el perfeccionamiento del sistema de urgencia médicas, son sólo algunos ejemplos del esfuerzo de la revolución en el campo de la tención médica.

El municipio de Guanajay ha sido testigo de las transformaciones que se llevan a cabo en materia de salud pública. La ampliación y remodelación del Policlínico Doctor Eduardo Díaz Ortega, es sólo una pequeña muestra de la grandeza de la obra revolucionaria. La inversión de más de un millón doscientos mil dólares, hizo posible la adquisición de nuevos equipos de alta tecnología puestos en función de garantizar un servicio de salud especializado a la población del municipio y sus alrededores. En un total de veintiocho, el centro asistencial brinda consultas en especialidades como la oftalmología, hematología, psicología, psiquiatría y gastroenterología.

Hoy los logros de Cuba en materia de salud, también son puestos a disposición de aquellos que víctimas de las políticas del capitalismo salvaje no tienen acceso a tan elemental derecho humano. Decenas de miles de colaboradores cubanos de la salud prestan su ayuda solidaria en los más apartados rincones del orbe.

El pasado siete de abril se celebró el Día Mundial de la Salud. Con profundo dolor observamos cómo casi diez millones de niños menores de cinco años mueren anualmente por enfermedades prevenibles. Es desgarrador saber que aproximadamente doscientos noventa mil niños y niñas menores de 15 años perdieron la vida a causa del SIDA durante el dos mil siete y que más de doce millones en África subsahariana perdieron a uno o ambos padres a causa de la pandemia.

De no ser por la obra revolucionaria emprendida hace casi cincuenta años, ¿que sería de nosotros hoy ante la grave situación de salud que enfrenta la humanidad? Muy sencillo, Cuba no pudiera exhibir los actuales índices de salud, ni salvara tantas vidas humanas en los más recónditos lugres del planeta, ni recibiera el reconocimiento de numerosos organismos internacionales y personalidades de todo el orbe, por los avances en dicha materia. Mucho menos pudiera dar garantía de un progresivo y eficiente servicio de salud para todos.

Fuente: Radio Artemisa Digital


 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión