Equilibrio Omega

pescado.jpg

Las grasas, como uno de los componentes esenciales de la alimentación, son de elevada utilidad para el organismo, pero es necesario velar por las cantidades apropiadas que se comen y que existen en el almacén corporal. Sus componentes básicos son los ácidos grasos y entre ellos se conocen los llamados Omega-3 y Omega-6, incluidos entre los que se clasifican como esenciales. El cuerpo humano no los produce y tienen que ser incorporados con los alimentos.

Se ha demostrado que en poblaciones como los japoneses y los esquimales, para los que estos componentes están muy presentes en el diario sustento, los niveles de arterosclerosis y las enfermedades cardiovasculares no juegan ningún protagonismo.

Los ácidos grasos Omega-3 y Omega-6 son grasas poliinsaturadas que se presentan como aceites líquidos.

La fuente más rica en Omega-3 son los peces llamados de aguas frías o pescados azules, como el jurel, la sardina, el atún y el salmón, por solo citar algunos. En el reino vegetal se encuentra en las semillas de lino, los cañamones y las nueces, así como en algunos mariscos. Si quiere conocer una de las fuentes vegetales más ricas en Omega-3, la encontrará en el sacha inchi, una variedad de maní de origen amazónico que se encuentras principalmente en Perú.

Omega-6 suele encontrarse en aceites refinados de algunas semillas como girasol, soja, maíz, etc.

Se plantea que los Omega-3 se relacionan con la maduración y el crecimiento cerebral y retiniano de los niños e intervienen en la modulación de los procesos inflamatorios, coagulación sanguínea, tensión arterial, órganos reproductivos y metabolismo graso.

Omega-3 estabiliza el metabolismo de las grasas en el organismo e interviene en muchos otros procesos orgánicos, reduce los triglicéridos, el colesterol "malo", y eleva el colesterol "bueno", lo que es igual a mantener una constante limpieza en nuestras arterias, estimulando el funcionamiento normal del endotelio (el tapizado interior de estos vasos sanguíneos). De esta manera se reduce también la viscosidad de la sangre con una adecuada regulación de la coagulación. Lo opuesto es igual a deterioro vascular. Asimismo, protege contra las enfermedades cardiovasculares y disminuye la muerte súbita provocada por trastornos malignos en el ritmo cardíaco en pacientes que han sufrido episodios coronarios y accidentes cerebrovasculares. Es útil en casos de enfermedades inflamatorias y se ha planteado que reduce los síntomas de la artritis reumatoide, retrasa la aparición de la diabetes mellitus y tiene buen efecto sobre el control de la tensión arterial. Recientemente se ha demostrado que para el 75 por ciento de la población, una dieta rica en aceites de pescado puede proteger contra el deterioro de las funciones cerebrales y el mal de Alzheimer.

Es muy importante conocer que es vital ingerir los Omega-3 y Omega-6 en un adecuado equilibrio y cantidad, pues ambos tipos de ácidos grasos esenciales son tenaces competidores por las mismas enzimas de nuestro organismo, y un mal balance entre ellos puede favorecer los procesos inflamatorios y la arterioesclerosis.

La relación Omega-6/Omega-3 en la dieta debe ser de 4 a 1. La dieta típica de la población moderna tiene una relación de 10 a 1 y a veces hasta de 30 a 1, sobre todo por la inclusión excesiva de aceite vegetal en las comidas elaboradas.

Nuestra alimentación del día a día, sustentada en muchos casos por las llamadas "comidas rápidas" (véase pizzas, emparedados, helados, dulces, etc), además de inadecuadas, son claramente deficitarias en Omega-3.

La llamada "nueva cocina rápida", cualitativamente muy superior, incluye pescado azul, frutas, verduras, alimentos integrales y una menor proporción de grasas saturadas y alimentos de elevada densidad calórica o ricos en colesterol y grasas trans.

Es imprescindible hacer una dieta más natural, una adecuada actividad física, evitar la obesidad, el tabaco y las bebidas alcohólicas, en fin, adoptar costumbres más saludables para obtener para nosotros los máximos beneficios físicos, síquicos y sociales, y por que no, ¡estéticos!.

Fuente: CubAhora 


 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión