¿Qué es el alcohol?

alcoholismo.jpg
¿Es una droga?
SÍ.
  Al igual que otras sustancias llamadas psicoactivas o drogas, el alcohol modifica el funcionamiento del sistema nervioso, produce cambios en la personalidad y en la conciencia, con consecuencias nocivas para el individuo, la familia y la sociedad. Su consumo prolongado puede llevar a la necesidad progresiva de consumir cantidades cada vez mayores para sentir los mismos efectos y a la aparición de molestias físicas y psíquicas cuando se suprime dicho consumo.

¿Es un alimento?
NO.
  El alcohol sólo aporta calorías vacías, no tiene valor nutritivo alguno. Además,  irrita las paredes del tubo digestivo, agota las reservas de ciertas vitaminas e interfiere en la absorción de los verdaderos alimentos.

¿Es un estimulante?
NO.
  Realmente es un depresor del sistema nervioso, primero actúa sobre las zonas del cerebro que controlan el juicio, razonamiento, comprensión y otras altas funciones intelectuales que regulan la conciencia humana, la persona se desinhibe y aparecen emociones, sentimientos y conductas impredecibles que muchas veces son inadecuadas con expresiones de euforia, tristeza o agresividad. Al deprimir otras áreas del sistema nervioso, también provoca trastornos en el lenguaje, el control y coordinación de los movimientos y, según la cantidad ingerida, puede llegar a límites peligrosos de intoxicación, coma alcohólico y muerte.

¿Es bueno para combatir el frío?
NO.
  El alcohol dilata los vasos sanguíneos de la piel y produce una sensación de calor, pero realmente la temperatura del cuerpo baja cuando la superficie de la piel caliente entra en contacto con el ambiente más frío que nos rodea.

¿Mejora la sexualidad?
NO.
  La acción del alcohol sobre los sistemas nervioso y endocrino interfiere con los centros que regulan la respuesta sexual humana, la producción y acción de algunas hormonas sexuales, puede favorecer la aparición de impotencia sexual, incapacidad para experimentar el orgasmo y otras alteraciones en el funcionamiento sexual de la pareja desde el punto de vista físico y de interacción psicológica.

¿Aumenta la energía?
NO.
  Aunque momentáneamente la persona se sienta estimulada, el alcohol disminuye la capacidad de reacción psíquica, reduce la energía y la fuerza muscular como consecuencia de su acción sobre el sistema nervioso y el metabolismo del azúcar sobre el tejido muscular.

¿Es un medicamento?
NO.
  Hasta la actualidad no se ha comprobado científicamente que el alcohol cure ninguna enfermedad, por el contrario, es factor de riesgo de distintos problemas de salud.

¿Los que “asimilan o aguantan mucho alcohol” nunca serán alcohólicos?
NO es cierto. 
“Aguantar más alcohol” no es motivo de orgullo sino de engaño. El consumo excesivo y prolongado de esta sustancia va “obligando” al organismo a requerir cantidades crecientes para sentir los mismos efectos, a esto se llama TOLERANCIA AUMENTADA y desencadena un mecanismo adaptativo del cuerpo hasta que llega a un límite en que se invierte la supuesta resistencia y entonces “asimila menos”, por eso tolerar más alcohol es en sí un riesgo de alcoholización.

 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión