Influenza A H1N1: la maldita enmascarada

taparse boca.jpg
«Si estornudo o toso, me tapo la boca; debo lavarme las manos frecuentemente, mantenerme aseada y con ropas limpias… para evitar el A (H1N1)». Esas notas, repetidas cada mañana al salir de casa, suponen la actitud preventiva que debe adoptar toda familia contra la pandemia que puede asomar arropada con síntomas de enfermedades comunes.

¿Cómo discernir, alertar o actuar a tiempo cuando aparece ese virus con rostro aparentemente inofensivo?

Como si la crisis económica que afecta en mayor o menor medida a todos los países no fuera suficiente, el mundo se vio asediado desde comienzos de este año por una nueva enfermedad: el virus de la Influenza A (H1N1), inicialmente identificada como gripe porcina.

Luego de la errónea matanza masiva de ejemplares de esa especie, las investigaciones demostraron que el virus sufrió una mutación, al saltar desde los cerdos a los humanos, y su contagio se propagó de persona a persona.

En Cuba son frecuentes las enfermedades respiratorias, las que constituyen un factor de riesgo de la pandemia. Esta realidad puede agudizarse ahora que se aproxima el invierno. De ahí que el conocimiento y la disciplina vayan de la mano en la contienda por impedir el progreso de la infección.

La percepción se tiene sobre los síntomas de la enfermedad, así como de las medidas para evitar su propagación todavía no son dominados por todos los ciudadanos.

A cualquiera le puede tocar

«La influenza se transmite como todas las gripes; hay que lavarse las manos constantemente, no besar a nadie, no visitar a personas que estén enfermas. La higiene ambiental contribuye a la presencia de los virus. «Lo más importante es que si el entorno de uno no tiene higiene, poco se podrá avanzar».

Se debe reforzar la limpieza de objetos de uso común: picaportes y barandillas, juguetes, teléfonos y cortinas, así como no compartir vasos ni cubiertos.

También la idiosincrasia del cubano puede a veces jugarnos una mala pasada. Así como mostramos nuestro afecto con besos y abrazos, ese contacto desmesurado contribuye, sin quererlo, a propagar enfermedades como esta.


Invierno peligroso

Históricamente las variantes de Influenza A han sido las de mayor importancia epidemiológica pues, comparadas con otros virus, estas han originado pandemias alarmantes. Al tener una mayor tasa de mutación tienen lugar continuas recombinaciones genéticas que dan origen a nuevos tipos, los cuales pueden ser más resistentes.

Cada año en el mundo circulan la influenza H3N2 y la H1N1. Conocidas como influenzas estacionales, las tradicionales gripes de invierno afectan a todos los continentes y junto a la neumonía constituyen la quinta causa de muerte a nivel mundial. Pero desde el pasado mes de abril en el mundo se originó una nueva versión del A (H1N1) que había provocado, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS),  más de 4 000 fallecimientos y al menos 350 000 infectados, convirtiéndose en una pandemia muy peligrosa que ya se extiende por más de 190 países.

Las investigaciones indican que la influenza del tipo A es un virus que afecta a los mamíferos y las aves. En el caso del cerdo, este comparte en su tracto respiratorio receptores donde se multiplica el virus, por lo que de infectarse con un virus aviar y uno humano, ocurre una recombinación de los genes de ambos virus; así puede surgir un nuevo virus transferible al humano, y que luego se transmite de humano a humano.

—¿Cuáles son los peligros de este virus para la salud humana?

—La influenza puede ocasionar por sí misma una neumonía, o complicarse con una infección bacteriana. De cualquier manera resulta peligrosa para la salud, máxime cuando nos encontramos ante un nuevo virus contra el que los seres humanos no tienen defensa, pues mutó de otra especie.

«Una de las preocupaciones es que este virus está afectando de manera más agresiva a las mujeres embarazadas y a los niños con algunas discapacidades, y aún no se ha podido determinar porqué.

«Por ello se indica por el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) una vigilancia extrema con este grupo de personas. Si alguien siente cualquiera de los síntomas de una gripe, debe acudir de inmediato al médico.

«Existe el equipamiento necesario para detectar los casos de Influenza A (H1N1), a pesar de que ha sido una tecnología muy costosa. Se debe seleccionar el caso sospechoso para evitar la propagación en una comunidad, y concentrar la atención en los lugares donde el virus aparece por primera vez».

—Si la persona queda infectada con una de las variantes del virus, ¿queda inmune a otras versiones del A (H1N1)?

—Ante una infección por influenza la persona no queda inmune a todas las variantes, y si se infectara con la misma, no se sabe por cuánto tiempo puede estarlo. Hay que recordar que durante las temporadas invernales aumenta la afluencia de estos virus en el ambiente y por tanto el número de enfermos y variantes del virus es más amenazador.

—¿Cuándo comienza y termina el período de transmisión?

—La transmisión puede iniciarse hasta dos días antes de aparecer los síntomas y hasta el final de los síntomas de esa enfermedad.

«¿Que cómo me tapo la boca cuando toso o estornudo? Con el ángulo del codo, poniendo la cara entre el brazo y el antebrazo. No como normalmente lo hacemos por educación, porque a través de la mano, seguimos transmitiendo el virus».

 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión