Las exigencias de la medicina tradicional

acupuntura.jpg

Antes de la era colonial, la medicina a lo largo de los trópicos se limitaba casi exclusivamente a los remedios tradicionales y a las prácticas adaptadas a las culturas locales y los recursos naturales.

Luego, la llegada de los misioneros y de los colonizadores a Asia, África y América trajo las técnicas científicas modernas y los medicamentos que fueron utilizados para servir al imperativo colonial de promover el Cristianismo, el comercio y la “civilización”.

La introducción de la medicina moderna ha sido sin duda exitosa en una primera instancia. Las potencias coloniales eran mucho más expertas en controlar las epidemias,  implementar programas de vacunación masiva contra la viruela, por ejemplo, y eliminar tumores y cataratas.

Pero la medicina de la época colonial ha dejado otro legado —la marginación y la degradación de la medicina tradicional. Las potencias coloniales promovieron sus valores por encima de las prácticas tradicionales, estableciendo la medicina moderna como oficialmente superior. En muchos países africanos, por ejemplo, si bien a los herbolarios no se les prohibió practicar, se les consideraba en gran medida inferiores o se los ignoraba. Lo que si se prohibió fue la adivinación tradicional, la hechicería y la brujería.

Esta marginación de las prácticas médicas tradicionales fue reforzada más tarde mediante los sistemas de salud organizados y los hospitales construidos bajo los modelos de países desarrollados, que siguen dominando los sistemas sanitarios de todos los países

En la carrera por cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio, la medicina tradicional está reapareciendo para combatir la creciente resistencia a las drogas y hacer frente a nuevas enfermedades. Los gobiernos, las compañías farmacéuticas, investigadores y organizaciones de cooperación internacional reconocen cada vez más el valor de la medicina tradicional y de sus practicantes, como una fuente de potenciales nuevos y populares medicamentos y como proveedores alternativos de atención primaria de salud.

La Declaración de Beijing de la OMS en 2008 marcó un hito en el reconocimiento de la necesidad de integrar la medicina tradicional en los sistemas nacionales de salud.

Pero conseguir esto no es tarea fácil, especialmente porque los sistemas de salud modernos se basan en los marcos jurídicos y de procedimiento heredados del mundo desarrollado. Ellos pueden contribuir al objetivo de avanzar y propagar la medicina moderna, pero no son necesariamente favorables a la promoción de las prácticas tradicionales.

Un ejemplo es el estricto régimen de propiedad intelectual. No puede adaptarse fácilmente al enfoque de la medicina tradicional, considerada de propiedad común y de libre acceso a través de generaciones.

Los obstáculos prácticos para transformar medicinas tradicionales en modernos productos farmacéuticos en particular, pueden ser significativos.

Pero integrar la medicina moderna y la tradicional se extiende más allá de simplemente la aplicación de métodos modernos al conocimiento antiguo. Los expertos en medicina tradicional proponen un sistema de conocimiento integral que reconoce las diferencias epistemológicas entre la medicina tradicional y la ciencia moderna, y establece normas para las interacciones multicultural.

El mundo en desarrollo tiene muchos ejemplos que muestran que la medicina moderna y tradicional no tienen por qué chocar —desde los hospitales chinos que proporcionan tratamiento a base de hierbas junto con la medicina convencional, a las clínicas ecuatorianas donde modernos médicos generales trabajan junto con los tradicionales chamanes.

Pero para que los dos sistemas trabajen en una mayor armonía a gran escala, es necesario un esfuerzo mundial para eliminar las barreras legales, normativas y conceptuales que apoyan la promoción de la medicina moderna a costa de las prácticas tradicionales.


 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión