Enfermedades crónicas no trasmisibles

hipertension arterial.jpg
Las enfermedades crónicas no trasmisibles continúan siendo, en el año que finaliza, las principales causas de muerte en Cuba, de ingresos hospitalarios, de discapacidad, y como lógico resultado ocasionan los mayores gastos al sistema nacional de salud.

Entre ellas se encuentran las del corazón, los tumores malignos, las cerebrovasculares, la diabetes mellitus, las respiratorias crónicas, la cirrosis hepática y la enfermedad renal crónica.

Punto y aparte para la hipertensión arterial, que ocupa el primer lugar de las atenciones de urgencia en los policlínicos y hospitales generales, porque cuando no se controla adecuada y sistemáticamente puede generar dolencias cardíacas, cerebrales, vasculares, renales y trastornos visuales severos.

Este es un problema complejo que requiere de la participación activa de otros sectores y de la sociedad.

Aunque son conocidos por la población los factores de riesgo de las enfermedades no trasmisibles, es preciso continuar elevando la percepción de riesgo de nuestros ciudadanos en el control del consumo de tabaco (evitar el hábito de fumar), mantener un régimen alimentario saludable, con bajo consumo de sal, realizar actividades físicas y evitar la obesidad y el exceso de bebidas alcohólicas.

La Organización Mundial de la Salud ha lanzado la meta de reducir la tasa de mortalidad por enfermedades crónicas no transmisibles en un 2% cada año durante la próxima década, y se dispone ya de los conocimientos científicos necesarios para lograr esa meta.

Para ello tenemos que empezar por desterrar algunas medias verdades que en ocasiones invocamos: "De algo nos tenemos que morir". Sí, la muerte es inevitable, pero no tiene por qué ser lenta, dolorosa o prematura.

 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión