Aumentan las enfermedades del riñón

hemodialisis.jpg
La enfermedad renal crónica (ERC) se produce por el fallo en la función de los dos riñones, tiene en el momento actual un crecimiento exponencial a nivel mundial, y estudios realizados en Cuba demuestran que alrededor de un 10 % de la población adulta puede llegar a presentar, en algún grado, una enfermedad del riñón.

Las enfermedades renales están "muy asociadas" a las enfermedades crónicas no trasmisibles que ocasionan daño vascular, entre ellas, la hipertensión arterial y la diabetes mellitus.

Es por ello que los médicos que se desempeñan en la atención primaria tienen que identificar tempranamente a los pacientes con riesgo de desarrollar una ERC, a fin de "enlentecer" la pérdida de la función renal, que conduce al tratamiento por diálisis o trasplante.

La insuficiencia renal es asintomática hasta las etapas previas al inicio del tratamiento con diálisis o trasplante. De ahí la importancia de la detección temprana que depende de los controles periódicos a la población con riesgo o la presencia de síntomas específicos de daño renal, como son la sangre o proteínas en la orina, orinas muy espumosas y la eliminación de mayor cantidad de orina durante la noche que por el día.

También lo son la anemia de causa desconocida, el edema (hinchazón) facial o de miembros inferiores y, en las etapas avanzadas, puede aparecer sintomatología relacionada con cualquier órgano debido a la afectación global que genera esta enfermedad.

Los trasplantes renales los coordina en Cuba el Instituto de Nefrología, y el país cuenta con 49 servicios en todas las provincias y el municipio especial de Isla de la Juventud, donde son atendidos más de 2 600 pacientes con diálisis, muchos de ellos en espera del añorado trasplante. Hay 30 hospitales acreditados en el país para la obtención de órganos de personas fallecidas, previo consentimiento familiar, y nueve hospitales para realizar trasplantes.

Una sesión de hemodiálisis, una técnica de remplazo de la función renal que se realiza con auxilio de una máquina que es el riñón artificial, cuesta alrededor de 100 dólares cada tratamiento. Y cada paciente requiere como promedio 156 sesiones al año (tres semanales) para un costo anual de 15 600 dólares y cada año hay cien nuevos pacientes por millón de habitantes.

 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión