¿ A qué distancia debo sentarme de la tele o de la PC?

Es ésta una pregunta que oímos con cierta frecuencia. La respuesta general es: Es cuestión de gustos.

La percepción de las imágenes puede cambiar en función de esta distancia, o a veces las personas tienen determinada preferencia. Los niños tienden a menudo a acercarse mucho al televisor. Eso se debe, casi siempre, a que así la imagen se ve más grande y ellos desean verse envueltos en la acción que está ocurriendo en la pantalla. Sólo en algunos casos puede significar que existe algún problema en la vista.
 
Aún es relativamente frecuente oir expresiones como “No mires tanto la televisión que te hará daño a los ojos” o, incluso, “No te acerques al televisor que te quedarás sin vista”. Tanto al televisor como a las pantallas de las computadoras o las de videojuegos se le han atribuido una serie de “efectos dañinos” para el sentido de la vista, que en general no tienen fundamento científico.

Es cierto que mirar continuamente una imagen en continuo movimiento y que está formada por un conjunto de puntos, como la que se produce en una pantalla de televisión, requiere un esfuerzo de atención superior al que hacemos al mirar un objeto real y fijo, pero de esto a que se produzcan trastornos permanentes en el sistema visual hay una gran distancia.

Podemos estar tranquilos al mirar tanto la televisión como el monitor de la computadora. Sin embargo, conviene seguir una serie de recomendaciones que disminuirán el cansancio visual que puede producirse tras una sesión de trabajo  prolongada.

Distancia del observador.
La imagen que podemos ver en una pantalla de televisión, en general, esta formada por un conjunto de puntos que podremos observar claramente si nos acercamos. Aunque, como dijimos, se trata de una cuestión de preferencia personal, para lograr una visión confortable, es preferible alejarse del televisor hasta que no se distinga la separación entre los puntos, es decir, hasta percibir la imagen de manera uniforme y continua. Cuanto más grande es la pantalla, más separados están dichos puntos, por tanto, más habrá que alejarse.

Una regla fácil de recordar para determinar la distancia teóricamente óptima para ver la televisión es la siguiente: El número de pulgadas que mide la diagonal de la pantalla multiplicado por 10 y expresado en centímetros. Por ejemplo: Un televisor de 28 pulgadas debería verse a 280 cm (2,8 metros).

Las pantallas de la computadora están diseñadas para ser vistas desde distancias mucho menores (unos 60 cm) y para ello se componen de puntos más cercanos que en un televisor.

Frecuencia de refresco.
Otro factor importante en relación al cansancio visual es la frecuencia de refresco. La imagen de la pantalla del televisor no es una imagen estática como en una fotografía sino que se va dibujando mediante una serie de líneas horizontales sucesivas desde arriba hacia abajo hasta un total de 625. Una vez que se ha dibujado la última línea se inicia de nuevo el proceso. El número de veces que se dibuja la pantalla en cada segundo es la llamada frecuencia de refresco. Esta frecuencia debe ser de al menos 50 Hz para que el ojo no perciba la sensación de “parpadeo” en la pantalla. Este parpadeo o temblor de la imagen es uno de los factores que más fatiga visual produce por lo que cuanto mayor sea la frecuencia de refresco más confortable será la visualización del televisor y también, de manera muy significativa de la pantalla de la PC.

En los televisores de 100 Hz el temblor de la imagen es prácticamente imperceptible. En las pantallas de las computadoras modernas, la frecuencia de refresco también suele ser alta, si bien puede ir disminuyendo cuando escogemos la resolución máxima que sea capaz de dar un determinado monitor (o/y tarjeta gráfica). Aunque muchas aplicaciones permiten ajustar el tamaño de las letras (fuentes), recuérdese que para cierto tamaño de pantalla si aumentamos mucho la resolución disminuirá el tamaño por defecto de las letras y eso puede favorecer el cansancio visual.

Iluminación.
La iluminación de la sala también es un elemento importante a la hora de ver la televisión. No es aconsejable tener la habitación totalmente a oscuras ya que el fijarse en un punto con alta claridad, como es la pantalla, provoca un contraste muy marcado con el resto del fondo provocando fatiga visual. Es recomendable tener la pared donde se encuentra el televisor ligeramente iluminada. Las lámparas que estén por delante del televisor deben evitarse ya que producen reflejos.

En conclusión, puede decirse que la visualización de pantallas de televisión o de computadoreas no conlleva riesgos para el sentido de la vista, pero su exceso o su uso en condiciones no óptimas puede provocar cansancio visual. Lógicamente, este será más marcado si existen defectos visuales no corregidos. En especial las personas con pequeños defectos refractivos (miopía, hipermetropía, astigmatismo) pueden no notar la necesidad de llevar gafas cuando están en casa. Sin embargo, el esfuerzo adicional que imponen a su vista al mirar la televisión sin la corrección óptica que necesitan redundará en un mayor cansancio visual y en ocasiones puede causar otras molestias como dolores de cabeza o irritación de los ojos.

En el caso de las computadoras, puede añadirse el factor de presbicia (“vista cansada”) a partir de los 45 años de edad.

Ante cualquier molestia visual que aparezca al mirar la televisión o la pantalla de la computadora será en todo caso aconsejable una revisión oftalmológica para conocer el estado de nuestros ojos.


 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión