Algunos consejos para prevenir el cáncer.

Un importante por ciento de los casos de cáncer pudieran ser prevenidos si a lo largo de la vida tomáramos una serie de precauciones que se han comprobado reducen la posibilidad de padecer diferentes tipos de cáncer. En el presente trabajo presentamos algunas recomendaciones que deben convertirse en hechos de la vida cotidiana.

- Cambio en los hábitos nutricionales: Restricción calórica, dieta variada y que cumpla con las recomendaciones de contenido de vitaminas, minerales, proteínas, grasas e hidratos de carbono.  

- Evitar la obesidad desde edades tempranas. En la infancia la obesidad produce un desarrollo precoz e incompleto de los órganos reproductores, antesala del cáncer de los órganos reproductores.

- Disminuir la grasa animal en la dieta.  Las grasas de origen animal estimulan la producción de ácidos biliares que se mezclan con las heces y viajan al colon donde son convertidos en compuestos carcinogénicos por las bacterias de la flora intestinal.  

- Regular la ingestión de proteínas de origen animal. Además de contribuir a elevar los niveles de colesterol, ellas están contaminadas con pesticidas, herbicidas, fármacos y sustancias tóxicas que se utilizan en la agricultura.

- Incrementar la ingestión de alimentos que contienen fitoestrógenos como la soja, leguminosas, frutos oleaginosos, y los cereales en general. Estos elementos son fuentes de isoflavonas que tienen gran poder antioxidante.

- Realizar ejercicio físico de forma sistemática. La actividad física recomendada consiste en caminar a paso ligero (6 km/h) tres veces por semana como mínimo, o realizar ejercicios aeróbicos al menos 20 minutos diarios. Los trajines domésticos o andar agitado de forma cotidiana no es una forma de realizar actividad física. Estas actividades crean cansancio y agotamiento y no sustituyen a la actividad física sistemática.

- Consumo elevado de frutas y verduras frescas de hojas verde y vegetales de colores verdes y rojos. Estos son ricos en sustancias antioxidantes como los carotenos. Sugerimos comer 2 ó 3 piezas de fruta y al menos una buena ensalada diariamente equivalente a una ingestión entre 400 y 800 gramos por día.

- Consumo de alimentos ricos en fibra como cereales y leguminosas por su contenido en carotenoides, vitaminas C y E. Sugerimos consumir entre 600 y 800 gramos diarios de leguminosas, cereales integrales y viandas.

- Limitar el consumo de carnes rojas y alimentos de origen animal especialmente los de alto contenido graso. Sugerimos consumir menos de 80 gramos diarios para que el aporte de calorías de este grupo alimenticio no supere el 10 % del total.


- Evitar asado de alimentos ricos en proteínas, en particular las carnes rojas pues tienden a la formación de derivados de piridinas y carbonilos, sustancias potencialmente cancerígenas.

- Evitar el consumo de bebidas alcohólicas y dejar de fumar totalmente.

Si consume alcohol, se recomienda que se limite a dos copas o menos por día en los hombres, y a una copa o menos por día en la mujer.

En el caso del vino por sus probados efectos protectores se recomienda que se limite a una o dos copas al día.

El tabaquismo es uno de los principales factores de riesgo para el cáncer de pulmón en primer lugar pero además para otros tipos como el cérvico uterino, el de mama y otros.

- Evitar el consumo de alimentos ahumados, salados y cocinados directamente al fuego o humo. Los alimentos ahumados pueden contener hidrocarburos policíclicos aromáticos que pueden ser carcinogénicos. La cocción directa produce aminas aromáticas, sustancias que pueden ser también carcinogénicas. En la superficie de todas las carnes ahumadas se acumulan hidrocarburos como el benzopireno, un reconocido cancerígeno.

- Evitar la ingestión de alimentos demasiado calientes o fríos. Ellos pueden ser irritantes para las mucosas.

- Mantener hábitos regulares, en cantidad y horarios a lo largo del día y de la vida para las comidas.

- Ingerir suficiente líquido a lo largo de todo el día.

- Limitar el uso de la sal como condimento


Los hábitos saludables son la clave para prevenir el cáncer. Se considera que hasta dos tercios de todos los tipos de cáncer pueden ser prevenibles cumplir con estos consejos puede ayudarnos a ello.

Seguir esas pautas: dieta equilibrada con abundante consumo de frutas y vegetales, con bajo consumo de carne roja y grasas de origen animal, evitando la sal y los alimentos curados o ahumados, eliminando el tabaquismo y bebiendo poco alcohol, es la clave para disminuir todos los tipos de cáncer en más de un 30%.


 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión