Desarrollan labor bibliotecaria con discapacitados visuales

El círculo de lectura para discapacitados visuales más antiguo de la provincia de La Habana se creó en 1979 en el municipio Quivicán y desde hace un lustro funciona como revista oral.

Ganador de varios premios provinciales, ese colectivo acoge a unas docenas de personas ciegas y de baja visión en la biblioteca Antonio Acosta Aguayo y contribuye a su plena integración social.

Jannet Pérez Blanco, directora del centro, explicó a la AIN que tratan en la revista temas de interés para ese tipo de usuario, a fin de cooperar con su mejor información y elevar su nivel cultural.

En La Habana funcionan 15 de esos círculos, los cuales han apoyado la alfabetización en el sistema Braille, los ejercicios para el uso del bastón y la lectura de la prensa y otros materiales. (AIN)


 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión