Embarazo ectópico, riesgo potencial en toda mujer

Toda mujer que tenga entre 12 y 55 años, con dolor en bajo vientre, amenorrea o falta de menstruación y sangramiento vaginal, debe acudir con prontitud al médico para descartar la posibilidad de un embarazo ectópico. Esta enfermedad, extraordinariamente peligrosa, puede acabar con la vida de quien la padece si no se actúa con prontitud.

El embarazo ectópico, problema de salud que se hace más acuciante en la edad reproductiva activa, sobre todo en mujeres entre los 16 y 20 años, es una enfermedad que va en aumento en el mundo y que afecta a millones de féminas.

No es nueva esta entidad clínica. Según la historia médica la descripción original fue realizada por Albucassi, galeno que ejercía en el año 1063. En el siglo XVII se habla de ella como una complicación obstétrica, aunque la definición exacta como gestación extrauterina corresponde al médico parisino Bussiere, quien fue el primero que la diagnosticó, nada menos que en el cuerpo de una mujer ejecutada en la guillotina en 1693, en París.

El embarazo ectópico es aquel que se forma fuera del útero. La unión entre el óvulo y el espermatozoide ocurre en el último tercio de la trompa por la cual, el óvulo, después de fecundado, transita hasta el útero, se implanta en la cavidad uterina y se desarrolla el embarazo de forma normal.

Cuando este proceso no transcurre de esa forma, y el huevo no puede ser trasladado hasta la cavidad uterina por existir impedimentos, como por ejemplo, enfermedades inflamatorias pélvicas que ocasionan obstrucción de la luz de la trompa, el embarazo crece en la trompa, y produce la ruptura de esta estructura y una hemorragia interna.

La inflamación de la pelvis es consecuencia de infecciones de trasmisión sexual (ITS), y entre los gérmenes que con más virulencia dañan las trompas de Falopio están la neisseria (gonorrea), y la clamidia, que las destruye y obstaculiza la luz del conducto tubario.

Entre los síntomas que presentan las pacientes está el dolor abdominal, de intensidad variable, falta de menstruación o menstruación irregular y pérdida transitoria de la conciencia.

Ante estos síntomas, que aparecen cuatro o cinco semanas después del embarazo, la mujer debe acudir con urgencia al médico. La edad reproductiva activa, es decir, entre los 12 y 40 años es el período en que más casos se producen.
 
La frecuenca de este fenómeno crece debido a las enfermedades inflamatorias pélvicas reguladas, adolescentes que cambian frecuentemente de pareja, jóvenes que han sido sometidas a manipulaciones ginecológicas como los legrados, las que se colocan y retiran dispositivos intrauterinos (DIU), y aquellas que acuden a las consultas de infertilidad y se les indican procederes de estudio para dicha enfermedad.

El tratamiento de esta afección es quirúrgico; un elevado por ciento requieren de cuidados intensivos por la hemorragia interna que presentaban e incluso hay peligro de muerte.

En muchas ocasiones las personas acuden a los centros hospitalarios con su salud muy comprometida, hasta con dos gramos de hemoglobina.
Es por ello que se recomienda, en primer lugar, evitar las ITS, la manipulación de los órganos internos de las pacientes jóvenes, es decir, colocación de DIU, legrados, regulaciones menstruales, cambios frecuentes de parejas y las relaciones sexuales tempranas.



 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión