Espirituanos indagan sobre propiedades curativas del veneno de alacrán

Especialistas y técnicos del Laboratorio Biológico Farmacéutico  (LABIOFAM), de la provincia espirituana, mantienen su aporte a las investigaciones que se realizan a nivel de país sobre las propiedades beneficiosas y curativas del veneno del alacrán y en lo que va de año ya han extraído 900 mililitros de esas toxinas

La sucursal espirituana, una de las encargadas de esa línea en Cuba, labora desde hace tres años en la captura intensiva, cría en cautiverio y manejo de alacranes, también conocidos por escorpiones, para extraer el veneno que luego se envía hacia Ciudad de La Habana con el fin de realizar estudios vinculados al tratamiento del cáncer.

Las investigaciones pretenden demostrar científicamente la eficacia de ese producto, además de lograr su registro como un fármaco antitumoral de origen natural y su empleo en ensayos a partir de experiencias positivas aplicadas por la Medicina cubana.

En el laboratorio se procesan diariamente unos 1 400 animales capturados en diversas zonas de la provincia, fundamentalmente en Trinidad, La Sierpe, Yaguajay y Cabaiguán, en zonas rocosas, húmedas y a orillas de las presas.

Aquí se trabaja principalmente con el  Rhopalurus junceus, especie endémica de Cuba que se emplea desde épocas remotas de manera popular por sus poderes curativos sobre todo en las cicatrices, aunque no fue hasta fines del pasado siglo que los médicos le concedieran seriedad al experimento.

Varios estantes se dedican a mantenerlos en cautiverio donde reciben alimentación sobre la base de larvas de insectos tres veces a la semana y agua diaria. El personal especializado controla el comportamiento de cada ejemplar, el número de partos y la mortalidad para favorecer los estudios. Entre tres y 10 días después del parto se separan las crías y se llevan al mismo lugar de procedencia de sus madres, con el objetivo de repoblar las áreas.

A los alacranes se les aplica un proceso conocido como ordeño una vez al mes mediante estímulos eléctricos para extraer de cada animal 0,02 mililitro de toxinas, equivalentes a  dos o tres gotas.

El veneno de alacrán se conoce por sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias, y en Cuba se han reportado más de 70 000 casos de pacientes aquejados de tumores malignos que se han sometido a tratamientos con esta toxina.

Desde países como México, Colombia, España, Italia, Argentina, República Dominicana, Holanda y Estados Unidos también se han reportado casos con ese tipo de tratamiento aunque a partir de especies propias de esos lugares.

Este arácnido, el artrópodo terrestre más antiguo, fue descubierto hace unos 400 millones de años y  hasta hace poco era repelido por el hombre pues aseguran que sus picadas pueden matar. En Cuba, las investigaciones sobre las propiedades benéficas de su veneno han sido presentadas en diversos congresos nacionales e internacionales, lo cual ha aumentado el interés por la validación científica de estos experimentos.

Fuente: Por Mary Luz Borrego, Escambray

 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión