Infecciones respiratorias agudas

Las infecciones respiratorias agudas son un serio problema de salud, tanto por la cifra de enfermos que genera como por la mortalidad que ocasiona.

Ellas afectan también a los países desde el punto de vista laboral como escolar, por la demanda de la atención médica y el consumo de medicamentos, fundamentalmente en épocas de epidemias.

“Una infección respiratoria aguda mal cuidada, fundamentalmente en niños pequeños y ancianos, puede producir una neumonía y poner en riesgo la vida del enfermo.

Estas afecciones pueden ser producidas por Adenovirus y el Virus Sincitial Respiratorio, los virus de influenza, fundamentalmente de tipo A al subtipo H3N2, que pueden producir complicaciones en el adulto mayor y en menores de cinco años.

En Cuba estas afecciones tienen un carácter endémico y estacional, que se
inicia entre septiembre y octubre y se extiende hasta marzo.

Afecta a un número importante de personas debido a su gran transmisibilidad, por el contacto con enfermos en lugares cerrados si estos se mantienen trabajando activamente en sus centros sin practicar las medidas de higiene fundamentales, como el taparse la boca a la hora de estornudar, o toser.


Generalmente estas son afecciones leves. Principalmente producen fiebre de 38 ó 39 grados, malestar general, dolores articulares, dolor de cabeza y puede llegar hasta una sensación de mucho cansancio, fatiga. Este cuadro dura de cinco a siete días.

Si esta situación se prolonga hay que evaluar algún tipo de complicación en el paciente, o quizás este tiene una base alérgica importante —asma, bronquitis—o está inmunodeprimido.

La mortalidad fundamentalmente está asociada a la neumonía en mayores de 65 años; esto es debido a los factores de riesgo que tienen esas personas generalmente con enfermedades crónicas que los debilitan y por lo tanto pueden llevarlos hacia una complicación.

Por ello debe tenerse especial cuidad en el manejo y cuidado de estos enfermos en la comunidad, pues lo importante es que ante un cuadro respiratorio, de manera rápida y oportuna acudan a su médico.

¿Cuáles medidas de prevención se recomiendan?

“En relación a la influenza existen medidas generales de prevención y otras específicas. Entre las generales enfatizamos las de higiene personal, pues el enfermo debe cubrirse con un pañuelo la boca y la nariz al estornudar y al toser. Y por supuesto, no encontrarse junto a ancianos, embarazadas y niños para evitar que ese contacto estrecho traslade a la otra persona sana el virus de la gripe. Aunque esto es difícil de hacer en el hogar, debemos tratar de evitar el contacto directo con las personas más vulnerables.

Existen otras medidas más específicas: no deben utilizarse por lo general antibióticos, solo si son indicados por el médico para las complicaciones o en la faringoamigdalitis. También se recomienda tomar mucho líquido y guardar reposo físico durante los primeros dos a tres días.

La vacunación antigripal se usa en el mundo, especialmente en las personas inmunodeprimidas, con enfermedades que puedan debilitarlas ante el virus.

Tambien se pueden utilizar antivirales en situaciones de brote para prevenir la infeccion.

 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión