Las bondades de la cebolla

La cebolla es un vegetal que se ha utilizado mucho a lo largo de la historia de la humanidad por la gran cantidad de beneficios que proporciona para la salud.

Se cree originaria del Asia Central y también del territorio comprendido entre la antigua Persia y la parte occidental de la India.

Historiadores y arqueólogos la mencionan en los jeroglíficos de la primera dinastía de faraones en Egipto (3200 ane), en forma de pintura, nombrada en documentos hallados en sus tumbas o como ofrenda en sacrificios y funerales.

El Charaka-Sanhita, un famoso tratado médico del siglo VI a.n.e. en la India, la considera como diurético y un magnífico remedio contra las afecciones cardiacas, oculares y las articulaciones.

En Grecia, los atletas que participaban en los juegos olímpicos, consumían kilos de cebolla, tomaban su jugo y untaban sus cuerpos con ungüentos elaborados con ella.

Los romanos consideraron a la cebolla muy eficaz en la cura de infecciones oculares, herpes bucales, mordeduras de animales, dolores de muelas y contra la disentería.

Esta planta constituía también un ornamento en los jardines de Pompeya y en los patios de las residencias patricias, a la vez que el primer divulgador culinario, el romano Caius Apicius (siglos VIII-IX dne), hizo referencias a sus bondades culinarias.

A América llegó con los colonos Pilgrims (Padres Peregrinos) del Mayflower, y comenzó a cultivarse en el año 1648, aunque se dice que ya existía un tipo de cebolla que crecía en Norteamérica y que sus nativos empleaban en jarabes y cataplasmas.

La cebolla es, quizás, uno de los vegetales más populares del mundo ya que se produce en los climas cálido, semicálido y templado.

Forma parte de la familia de las Liliáceas, que comprende además al ajo; su bulbo comestible y con cáscara puede tener varias dimensiones y colores (blanco, café, rojo y púrpura).

Según científicos, sus propiedades medicinales son debidas a que contiene disulfuro de alilpropilo, un aceite volátil lacrimógeno.

Además, es rica en vitaminas A, B, C, E, azúcares, grasas y proteínas. Se dice que estimula el apetito y regula las funciones del estómago. Combate afecciones respiratorias como catarro, gripe y bronquitis, a la vez de resultar útil contra la hipertensión arterial.

Es un gran desinfectante, por lo que comerla cruda, ayuda a protegernos de enfermedades infecciosas.

Para combatir cualquier afección respiratoria se recomienda beber calientes los jugos de una cebolla y de un limón enteros unidos a dos cucharadas de miel.

También beber el jugo de una o más cebollas es favorable para curar la tos, el estreñimiento y, de forma hervida, para combatir la angina.

Especialistas consideran que masticar sus hojas ayuda a fortalecer la dentición. Asimismo, si deseamos eliminar el exceso de caspa y la caída del cabello, debemos friccionar con frecuencia el cuero cabelludo con el jugo de una cebolla.

Una fórmula para limpiar el cutis es aplicar el jugo de una cebolla, dando pequeños masajes.

Finalmente, para evitar las lágrimas en los ojos, las cebollas se deben pelar bajo agua fría y, para neutralizar su olor, es bueno enjuagar las manos en agua con un poco de limón o vinagre.

 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión