Los niños y la sexualidad.

En la edad preescolar, los niños por medio del juego de roles pueden representar las funciones de diferentes miembros de la familia, y asimilar progresivamente modelos sexuales masculinos o femeninos propios de su sexo, bajo la guía constante de los adultos.

Transcurrida la niñez, comienzan a producirse transformaciones biológicas y psicosexuales que forman parte de la adolescencia, etapa de la vida que los convierte, físicamente, en unos pocos años, en adultos en apariencia, capaces de engendrar hijos y de disfrutar de la vida erótica en solitario y en pareja.

El encuentro con la sexualidad de los adolescentes. Son innumerables los mitos, tabúes, prejuicios y estereotipos sexuales que albergan y trasmiten los adultos que los rodean a los adolescentes de ambos sexos. Veamos algunos de ellos:

Para educar la sexualidad de las y los adolescentes. A lo largo de los siglos nuestra sexualidad ha sido formada en la cultura del NO, la prohibición, la represión, el miedo, el silencio, los sermones moralizantes y la incomunicación. Tradicionalmente la han rodeado de un halo de perniciosidad, culpabilidad, represión y rechazo. Si estos criterios han sido profusamente aplicados a adultos de las más diversas edades, cómo será su práctica en niños, niñas y adolescentes.

La sexualidad responsable es fuente de grandes satisfacciones y enriquecimiento emocional, pero cuando se asume de forma impensada, sin valorar ni medir las consecuencias de esos actos, puede convertirse en promotora de angustias, sufrimientos y equivocaciones lamentables.

Una de las principales batallas que debemos librar es el combate contra la Violencia sexual para lograr una mayor calidad de vida en nuestros hijos e hijas.


 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión