No sufra en silencio por algo que puede tener solución

Aconsejamos a aquellos personas que creen tener algún síntoma que les hace sospechar que padecen de una infección de transmisión sexual (ITS), que acudan a una consulta especializada, pues existen en la comunidad médicos, policlínicos y hospitales que les tratarán sin importarles su preferencia sexual.

Un especialista consultado dice: “No se queden sufriendo en silencio por algo que tiene solución”.

En esos centros hay folletos en lso que pueden aprender que estas afecciones son causadas por microbios que se transmiten durante el acto sexual, cuando este se realiza sin protección con alguien que las padece; algunas por medio de transfusiones de sangre contaminada o por contagio de la madre a su bebé.

Las ITS no respetan edad ni sexo, profesión ni lugar de residencia; la mayoría puede ser curada con tratamiento adecuado, pero si no se atienden suelen tener complicaciones. Las pruebas de laboratorio confirman su existencia, y solamente el médico especializado puede curarlas, no es recomendable acudir a la automedicación ni a remedios caseros.

GONORREA
La gonorrea o blenorragia, una de las ITS más frecuentes, es producida por la bacteria llamada gonococo. No se transmite por toallas, uso de inodoros o roce casual, sino por el contacto directo con líquidos corporales como el semen, la sangre o los fluídos vaginales de personas infectadas.

El hombre puede sentir ardor, dolor o comezón al orinar, después de 3 a 5 días de haber tenido el contacto sexual no protegido. También se expulsa por la uretra una sustancia parecida al pus, y a veces, pueden observarse manchas en la ropa interior. Si se practicó sexo oral la persona puede tener dolor de garganta, y flujo por el ano cuando la penetración fue por este lugar.

En las mujeres los síntomas son más difíciles de reconocer, por lo general la infección no causa molestias hasta que no llega a los órganos internos —útero y trompas de Falopio— donde produce dolores intensos.

La complicación más frecuente en los recién nacidos de madres con gonorrea es la conjuntivis gonocóccica transmitida en el momento del parto.

Importante: La gonorrea se cura si se lleva a cabo el tratamiento indicado por el médico de la familia, o en policlínicos y hospitales.

Cuando no se trata adecuadamente, el hombre puede sufrir inflamación en la próstata, un tipo de reumatismo grave (artritis gonocóccica), infección en la garganta o en el recto: y en las mujeres puede causar la enfermedad pélvica inflamatoria. Cuando esta ITS no es curada por los médicos o las personas no cumplen el tratamiento completo, puede causar esterilidad.

CLAMIDIASIS
Esta infección es causada por la bacteria Chlamydia Trachomatis y produce cambios en el organismo una a tres semanas después de practicar un contacto sexual no protegido con persona infectada.

Aunque en los hombres los síntomas pueden confundirse con los de la gonorrea, el tratamiento de estas dos ITS son muy diferentes; por ello es muy importante realizar las pruebas correspondientes para obtener la prescripción adecuada.

A veces se acompaña de un leve endurecimiento del glande e inflamación de la uretra. Los síntomas más comunes en las mujeres son la sensación de picazón o quemazón en los genitales —es raro el flujo—, dolor pélvico, en el estómago y al orinar. También el sangramiento entre menstruaciones, la infección en el cuello del útero y dolor o flujo en el ano. La enfermedad pélvica inflamatoria es su complicación más seria, afecta a los ovarios y puede causar infertilidad.

Recordemos: Debemos verificar si tenemos esta infección mediante un examen médico pues con el tratamiento esta ITS se cura.

CONDILOMAS ACUMINADOS O VERRUGAS GENITALES:
Conocidas popularmente como "cresta de gallo" porque son protuberancias del color de la piel con este aspecto, que aparecen en los órganos genitales (pene o vagina), la uretra y el ano.

El virus del papiloma humano (VPH) es su agente causal, y se adquiere mediante el intercambio de fluídos corporales que los contienen en grandes concentraciones: sangre, semen, secreciones vaginales y de las mismas verrugas genitales.

Luego de tres semanas y hasta tres meses después del contagio, se presentan los síntomas más comunes: verrugas en los genitales, la uretra y el ano; a veces en la boca como resultado del sexo oral con un infectado.

Una vez adquirido, este virus permanece en el organismo, y hace que aparezcan verrugas en cualquier momento. Cuando estas no reciben tratamiento, pueden crecer y convertirse en masas grandes, difíciles de eliminar.

El condiloma acuminado no se cura, pero las verrugas se quitan del cuerpo por métodos diversos.

UNAS TIENEN CURA, OTRAS NO
En el caso de infecciones como el herpes genital, condilomas acuminados y otras, no se pueden curar. Los virus que los producen permanecen para siempre en el cuerpo una vez que entran, pero pueden tratarse los síntomas cada vez que aparezcan.

Hasta el momento, para la mayoría de las infecciones de transmisión sexual no existen vacunas; y si una persona se cura de gonorrea o sífilis, por ejemplo, y tiene relaciones desprotegidas con alguien que las padece, puede volver a contagiarse.

Nunca es conveniente usar medicamentos si antes un médico no se los ha recetado. No se debe jugar con la salud. Recuerde que las ITS pueden atacar a cualquier persona, y por eso deben ser asumidas con madurez y no con pena.


 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión