Liuba María Hevia, la doctora que canta

LiubaMaHevia_resize.jpg

Ni la sala de terapia intensiva pudo negarle la alegría: el pequeño José Macías, que padece una severa enfermedad neuromuscular, sonrió ante la trovadora. Allí, donde los dolores son más hondos, Liuba María Hevia se salió de sus propias canciones y fue a un tiempo hada, artista, y doctora.

Tras barrer con polvo de estrellas todo el oriente cubano, Liuba María llegó a Camagüey en la continuación de una gira iniciada hace dos años que en el 2007 no pudo continuar. Aunque fueron conmovedoras, las escenas del Pediátrico Eduardo Agramonte Piña no resultan inéditas: cada estación en su itinerario musical se inicia en este tipo de hospitales, donde la trovadora sabe, sin falsas modestias, cuánto pueden curar sus canciones.

Ya en el patio del vetusto edificio, niños (im)pacientes, familiares, doctores, enfermeras y trabajadores, hicieron el coro a la mayoría de las canciones que ella quiso "compartir con los pequeños de aquí y con los trabajadores que se esfuerzan porque ellos estén bien atendidos".

Después de que un grupo de infantes bailaran para ella, la trovadora comenzó a deslizar musicalmente calabacitas, campanas, arcoiris, pícaros piojos, brujitos, trencitos y despertares, letras en marcha, palanganas viejas y granitos de canelas con nombres de niña.

Estas son giras del alma. Conciertos cercanos en los que no se repara en las entradas sino en las salidas: cómo impacta el contacto de un ídolo de los niños en aquellos que sufren dolencias transitorias o permanentes.

Tras Camagüey vendrá Ciego de Ávila y luego Matanzas. Ocho discos después de su debut, la trovadora mantiene la voz cristalina y la capacidad para comunicarse en conciertos ciertos, cercanos, con un reducido grupo acompañante y exigencias exiguas comparadas con las de algunas agrupaciones de nuestro paisaje musical.

En público, ella misma confesó sus tratamientos: "medicina espiritual", o "medicina poética". Su efectividad fue contundente: al final del encuentro en el Pediátrico agramontino, los niños que aplaudieron a la artista estuvieron, de alguna manera, más cerca del alta médica.

Fuente: Granma 


 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión