Disfunciones sexuales en la mujer obesa

Obesidad_resize.jpg

La vida sexual de la mujer obesa puede estar fuertemente matizada de insatisfacciones y una baja estima personal. La relación de pareja en la intimidad a veces adopta una indeseable distancia. Con el paso de los años y una alta dosis de despreocupación con la progresiva acumulación de la grasa corporal en sitios pocos deseados, se va desdibujando la grácil figura de quien fuera una novia adorable. Junto al aumento de peso también se incrementa la desazón interior.

Sicológicamente, poco a poco hace su aparición una pobre imagen corporal donde, suele ocurrir, hay un reconocimiento implícito de que se tiene una figura grotesca, disminuyendo la autoestima. También aparecen estados depresivos o de irritabilidad. Incluso se llega a la evasión de lances sexuales y menudean las excusas para no despojarse de la ropa mientras la luz se mantenga encendida. Hay inhibición porque surge la sensación de rechazo. De otro lado, la obesa sin pareja y con sentimiento de culpabilidad por su corpulencia sin solución aparente, puede volverse vulnerable, aceptando en su vida a contrapartes poco recomendables.

Durante el acto sexual la obesidad condiciona posiciones anatómicamente imposibles, en ocasiones con incompleto o ningún contacto genital. Se agrava en parejas de obesos y en ocasiones el coito tiene que ser sustituido obligatoriamente por prácticas masturbatorias o de otra índole para obtener satisfacción sexual.

Obviamente se siente real o exageradamente marginada y cualquier comentario o gesto casual de su pareja lo interpreta como una agresión verbal o extraverbal. Poco a poco hace su aparición la inseguridad e inestabilidad de pareja que lamentablemente puede conducir a una ruptura definitiva o a la aceptación de una inmerecida marginación.

La obesidad es una enfermedad "portero", pues condiciona, atrae o imanta la aparición de afecciones que fueran desconocidas en un cuerpo de peso normal y que también irrumpen como disolventes insidiosos en una familia que hubiese podido gozar de una merecida estabilidad. Son comunes los trastornos osteoarticulares que entorpecen la agilidad, la movilidad y la dificultad de posiciones requeridas por el coito y que se necesita para inspirar ardientes deseos. Los sobrantes pliegues cutáneos condicionan antiestéticas lesiones y manchas inocultables en íntimas zonas de piel.

La hipertensión arterial obliga a la ingestión de fármacos que pudieran disminuir el deseo erótico y una diabetes mellitus inadecuadamente controlada, facilita la aparición de sepsis vaginales o de otros trastornos como la anorgasmia que se interponen en el pleno disfrute sexual.

Aunque desalentador, nada de lo mencionado es irreversible y fue expuesto en el IV Congreso Cubano de Educación, Orientación y Terapia Sexual, efectuado en el pasado mes de enero. En el panel titulado Sexualidad y Enfermedades Crónicas presentamos una ponencia donde demostramos con nuestra experiencia personal y profesional cómo las pacientes obesas que reducen de peso, recuperan en la vida sexual los atributos dados por desaparecidos en la esfera síquica, mecánica, social, en la relación de pareja, y cómo la salud irrumpe impetuosa en un cuerpo nuevamente bien contorneado.

Este apasionante tema ha sido poco abordado en el medio científico y consideramos que solo hemos dado el primer paso en un campo que se abre a múltiples disciplinas médicas que requieren nuevos abordajes, tanto para mujeres como para hombres obesos. Muchos de ellos también cargan con su cuota de insatisfacciones en la esfera sexual.

Después de una adecuada reducción de peso, la dinámica de las relaciones interpersonales varía en distinto grado y la persona que era obesa se hace mucho más optimista y alcanza una mayor confianza en sí misma. La obesidad es indefendible, mírese por donde se mire. Todos los que bajan de peso la recuerdan como un tramo desgraciado de sus vidas. Con una nueva figura se puede marchar resueltamente hacia delante de la mano de una querida pareja.


Fuente: Cubahora


 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión