Las trampas de la memoria

cerebro.jpg

La memoria es uno de los procesos psicológicos más importantes porque permite la fijación, retención y posterior recuperación de las características de los objetos y fenómenos que las personas van conociendo a lo largo de sus vidas.

En la memoria se almacena todo lo que se aprende: el idioma materno, las imágenes de los familiares, amigos y compañeros de trabajo, las normas sociales y los conocimientos adquiridos por parte de la educación formal e informal, entre otras cuestiones valiosas y vitales para poder orientarse en la sociedad.

En el proceso de evolución humana la memoria ha permitido enfrentar el reto adaptativo de la variabilidad constante del medio natural y social, su función ha sido la de proporcionar una base de conocimientos para ser utilizada convenientemente. La capacidad de adaptación al medio es directamente proporcional a la capacidad de aprendizaje y de memoria.

Pero ella no funciona como un almacén pasivo, sino que interpreta y analiza activamente, tanto la información nueva como la ya instalada en ella, actúa como un crisol cognitivo que permite reproducir y conjugar percepciones, emociones, pensamientos, aprendizajes y experiencias anteriores.

El poder de la memoria se manifiesta en su capacidad para seleccionar sus contenidos con la consiguiente eliminación o inhibición de lo superfluo, inútil o innecesario, a través de diversas formas de olvido, razón por la cual este adquiere también un alto valor adaptativo.
Por tanto, cuando se cae en algunas de las trampas de la memoria que impide la recordación oportuna de aquello ya acontecido o vivido es algo muy normal y le sucede a todos los seres humanos, aunque a algunos más que a otros en dependencia de las características personales (hay quienes se caracterizan por su gran capacidad para memorizar y otros son medio "desmemoriados") pero descartando los trastornos de ella que obedecen a determinadas enfermedades.

A la memoria hay que apoyarla para no caer en algunas de sus trampas en el momento más inoportuno de la vida, por lo que se recomienda: - Ayudarla lo más posible para evitar que se sobrecargue de información y aparezca el olvido como mecanismo de seguridad. Por lo que siempre será útil tomar notas personales sobre las cuestiones de importancia, ya sean notas de clases en las aulas, en reuniones o en la vida cotidiana. Igualmente es favorable escribir y ordenar cronológicamente y/o por prioridades las actividades que se planean realizar. Con este fin se han inventado las agendas personales, de papel y electrónicas, los planes de trabajo, los almanaques, los directorios telefónicos y las libretas de notas.

- El repaso y la repetición siempre serán beneficiosos para evitar el olvido, que se pone de manifiesto en la necesidad de que se estudien diariamente las lecciones recibidas en las escuelas. El aprendizaje nunca estará completo en el momento inmediato que se recibe, debe mediar un tiempo en que la consolidación es imprescindible.

- Explotar los denominados recursos mnemotécnicos, que son procedimientos para organizar de modo personal la información almacenada, de manera que pueda ser fácilmente recuperada. Está demostrado que los estudiantes que utilizan estos recursos para aprender obtienen buenos resultados, de igual forma aquellos profesores que se apoyan en sus clases en estos procedimientos facilitan el aprendizaje de sus alumnos.

Existen disímiles recursos mnemotécnicos en dependencia del contenido que se quiere recordar. Los más conocidos son los de las iniciales al asociar los contenidos con las primeras palabras de los nombres o las primeras letras de ellos. Los acrónimos y los acrósticos constituyen un ejemplo popular de este recurso de las iniciales. Otro recurso muy utilizado es la mnemotecnia de la palabra clave, el cual consiste en asociar una palabra importante y ya conocida por las personas al contenido que se quiere recordar posteriormente.

- Hacer ejercicios recurrentes de recordación. Es deseable que con frecuencia las personas se esfuercen por recuperar informaciones pasadas que fueron fijadas y almacenadas hace un tiempo relativamente largo, a veces el éxito no se logra de inmediato.

- Combinar la memoria escrita con la visual y/o con la auditiva. Está demostrado que la mayor información se obtiene por la vía visual pero si se asocia con los otros órganos de los sentidos se logra recuperar mejor la información posteriormente. Por eso es conveniente cuando hay disponibilidad de medios técnicos apoyarse con imágenes, textos, movimientos y sonidos.

Por tanto, la mejor manera de evitar las trampas de la memoria es saber utilizarla de manera adecuada y oportuna porque como dijo José Martí: "Recordar, es rehacerse"


 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión