Asignan cuantiosos recursos para el servicio de ambulancias

ambulancia_resize.jpg
Paralelamente se han asignado recursos millonarios en la compra de motores y piezas destinados a la reparación y mantenimiento de las ambulancias existentes, y está prevista también la entrada durante este año de 176 para las provincias orientales.

 

De esos equipos 93 prestarán servicios en las zonas montañosas y de difícil acceso y los restantes se emplearán para el transporte colectivo de pacientes con turnos médicos y requerimientos de exámenes en los centros asistenciales.

En las cabeceras de provincia funcionan ambulancias de Cuidados Intensivos Neonatales (para los recién nacidos) y para la atención de las urgencias y emergencias psiquiátricas.

Mientras se continúan fortaleciendo y perfeccionando estos importantes servicios sanitarios, la asistencia de pacientes requeridos de emergencias y urgencias médicas se encuentra protegida y apoyada decisivamente por la existencia de las Salas de Cuidados Intensivos creadas por la Revolución en los 169 municipios de la isla, como vía de acercar estos cuidados vitales a toda la población.

Los especialistas consideran emergencia médica cuando los pacientes corren peligro inmediato para sus vidas, y de no actuarse con prontitud pudieran morir; en el caso de las urgencias los enfermos requieren atención médica, pero su estado les permite esperar un tiempo antes de recibir asistencia.

Desde la creación del Sistema de Urgencias Médicas (SIUM) en 1997, Cuba dispone de un grupo de ambulancias y personal debidamente entrenado en el rescate y la asistencia avanzada vital, aunque no cubre aún en su totalidad los requerimientos del país.

El Centro Coordinador de Emergencia Nacional, radicado en la capital, tiene entre sus responsabilidades el traslado interprovincial de pacientes y el aseguramiento de eventos y actos importantes, de los vuelos nacionales e internacionales en los aeropuertos y a la Misión Milagro. Asimismo, ofrecen su experiencia y colaboración en situaciones de desastre, derrumbes y accidentes masivos.

Existen también centros coordinadores, adscritos a la Emergencia Nacional, en cada una de las 14 provincias y en el municipio especial Isla de la Juventud, encargados de recepcionar las llamadas de la población y dirigir las acciones para las emergencias, urgencias y no urgencias médicas, demandas que son atendidas, clasificadas y dirigidas por personal entrenado para estos fines.

Las más de 900 ambulancias disponibles para estos servicios en la actualidad están situadas en bases creadas para ellas en cada municipio del país.

De las 117 con que cuenta Ciudad de La Habana, un promedio diario de 23 se dedican a la emergencia médica (dotadas de equipamiento vital avanzado), 16 a la urgencia (con menor aseguramiento médico) y las denominadas "básicas" (habilitadas con camilla y cuadro básico de medicamentos), empleadas fundamentalmente para el traslado a sus hogares de pacientes con altas hospitalarias o entre instituciones asistenciales, para lo que se cuenta también en la capital con un número de taxis asignados por el Ministerio de Transporte.

El doctor Luis A. Collazo, director del Centro Provincial de Urgencias Médicas, explicó a Granma que las ambulancias dedicadas a la emergencia médica son, literalmente hablando, terapias intensivas rodantes, que deben ser solicitadas cuando se requiere atención a enfermos o lesionados que necesitan una rápida actuación médica para salvar sus vidas. Léase cuadros críticos derivados de padecimientos cardiovasculares, respiratorios, neurológicos, quirúrgicos, traumáticos, o cuando se originen urgencias ambientales como el escape de sustancias químicas. Por ello recaba la ayuda de la ciudadanía a fin de que este vital servicio sea solicitado para los pacientes necesitados verdaderamente de una emergencia médica.

Collazo reconoció que una de las mayores insatisfacciones de la población se origina en las solicitudes dirigidas a las no urgencias (ambulancias "básicas" y taxis), sobre todo en los transportes a consulta y su retorno, porque la demanda supera en mucho el parque de vehículos existente. Por ello es esencial que el personal que atiende estas llamadas informe con precisión las disponibilidades con que se cuenten para poder dar cumplimiento a ese servicio.

Es ahí precisamente, en la prestación de las atenciones no urgentes, donde al insuficiente parque de vehículos se sumó "una selección de choferes no idónea para el cargo", que ha dado origen a hechos "que empañan la imagen del valioso colectivo de trabajadores con que contamos", por cobros indebidos de un servicio que se presta gratuitamente, trato inadecuado a pacientes y familiares, desvío de las ambulancias en los recorridos y otras indisciplinas, sancionadas con rigor, y que pueden conducir hasta la separación de trabajadores no aptos para esta tarea de salud.

El Máster en Ciencias doctor Juan Alberto Falcón Álvarez, director Nacional del SIUM, con mirada crítica indicó que nuestro sistema está lejos aún de responder a las cuantiosas inversiones que realiza la dirección del país para el mejoramiento de los servicios móviles de urgencia médica que la población requiere y exige.

Esta es mi primera insatisfacción —dijo— y la del Consejo de Dirección del Centro Nacional de Urgencias Médicas y, por tanto, la primera prioridad a resolver.

Sin embargo, se mostró convencido de que a finales del presente año la evaluación del pueblo en lo referente al sistema de ambulancias será mucho más positiva de la que tiene hoy, porque junto a millonarias inversiones, se aplican medidas para incrementar el nivel de exigencia, disciplina y control sistemático en ese vital servicio.

Fuente: Granma


 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión