La hipertensión es responsable directa de los infartos del miocardio y de las trombosis cerebrales, importantes causas de muerte

presion arterial_resize.jpg
La hipertensión arterial es responsable directa de dos de las tres principales causas de muerte en Cuba —los infartos y los accidentes cerebrovasculares— se conoce que la padecen más de 2 millones de cubanos, ¡un 30% de la población!, y, según investigaciones realizadas, se estima que alrededor de 500 000 personas más desconocen que tienen la enfermedad.

Sin embargo, si cada uno de nuestros ciudadanos percibe los peligros reales que implica la tensión arterial elevada y coloca en su diario vivir la autorresponsabilidad con su salud, en un breve periodo la expectativa de vida será superior a los actuales 77 años. Y aún de mayor importancia mejorará enormemente la calidad de vida de esos años.

Un problema fundamental es que un alto porciento de los hipertensos conocidos descuidan su control periódico, además de los no diagnosticados, pues muchas veces se puede tener la presión elevada sin que la persona sienta síntoma alguno.

De ahí la importancia de realizar un programa de prevención, diagnóstico, evaluación y control, que se iniciará en las próximas semanas en toda Cuba, para lo que resulta imprescindible que cada familia cubana se sienta partícipe de estas acciones que incluirán el pesquisaje activo de la enfermedad.

Dejamos abierta entonces una pregunta: ¿Conoce usted su presión arterial?...

· La tensión arterial es la resistencia que ofrecen las paredes de las arterias al paso de la sangre. Ahora bien, la hipertensión es el aumento de las cifras de tensión arterial por encima de los valores establecidos como normales. Es una enfermedad.

· Se considera una tensión arterial dentro de límites normales cuando sus valores están por debajo de 140 milímetros de mercurio la sistólica (alta) y por debajo de 90 la diastólica (baja).

· Una persona es hipertensa cuando los valores están por encima de 140/90 en tres o cuatro tomas sucesivas con intervalos de tres a cinco días.

· Hay hipertensiones curables que son las llamadas secundarias (una estrechez de las arterias del riñón, por ejemplo), y otras que son la mayoría, se les llama esenciales o primarias, estos casos solo son controlables.

· Solo en un cinco a un diez por ciento de las hipertensiones se llega a establecer con certeza la causa de la enfermedad.

· Entre los principales factores de riesgo para padecer o complicar la hipertensión arterial se encuentran la obesidad, las dietas ricas en sal, la herencia, el hábito de fumar, el sedentarismo y la ingestión en exceso de bebidas alcohólicas.

· La hipertensión no controlada puede generar enfermedades cardíacas, cerebrales, vasculares, renales, trastornos visuales.

· Científicamente no es posible afirmar que las personas "luchosas" presenten una mayor propensión a padecer de presión alta. Ni siquiera por el estrés mantenido. La hipertensión no se origina tampoco por causas emotivas, aunque ciertas emociones sean capaces de producir la elevación transitoria de la presión arterial, tanto en personas con presión normal como en hipertensas, en las que puede desencadenar una crisis hipertensiva.

· Una presión alta puede pasar inadvertida, es decir, sin síntoma alguno. De ahí que a esta enfermedad se le denomine "el enemigo silencioso".

· Cuando se manifiesta, sus síntomas y signos más frecuentes son dolores de cabeza, zumbidos en los oídos y "visión de candelilla" (moscas volantes). También mareos, palpitaciones y falta de aire.

· La edad idónea para iniciar los controles de la tensión arterial es entre los cuatro y los cinco años.

· Antes de los 45 años hay más hombres que mujeres hipertensos. Sin embargo, después de esa edad la frecuencia de la hipertensión en el sexo femenino es mayor que en el masculino.

· El ser humano no mantiene la misma tensión arterial durante las 24 horas del día, de manera que, dentro de la normalidad, los valores son más altos en horas de la mañana que en la noche, mientras dormimos.

· Atendiendo a lo anterior, es recomendable tomarse la presión preferiblemente en horas de la mañana, cuando habitualmente suele estar más alta.

· Antes de tomarse la presión es recomendable descansar de cinco a diez minutos y no haber fumado como mínimo una media hora antes.

· La presión se toma al paciente sentado y con el brazo apoyado, indistintamente en el brazo derecho o el izquierdo, aunque lo habitual es en el derecho.

· Todos los alimentos que contengan sal tienden a elevar la presión: pan, galleta, algunas conservas y los embutidos. Los que contienen poco o ningún sodio: melón de agua, calabaza, frutabomba, berenjena, quimbombó, plátano-fruta, cítricos.

· Existen efectivos medicamentos para bajar la presión arterial que deben ser asociados con los cambios en el estilo de vida.

· La dieta ideal será rica en frutas y vegetales, bajas en grasa y sal.

 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión