Día Mundial sin Fumar

fumador.jpg
El fumar clasifica dentro del grupo de aquellos comportamientos sobre los cuales vale la pena reflexionar, para poder orientar nuestra vida por senderos saludables

Recordando la letra de una canción que trataba sobre el fumar y afirmaba: “fumar es un placer sensual...”, pensé: el autor olvidó agregar algunos adjetivos, tales como mortal, fatal...

Este hábito llega a conformar patrones conductuales que, por su recurrencia, deshabilitan los  mecanismos de seguridad y de percepción del riesgo necesario a todo ser humano.

El fumador se asemeja al imprudente conductor de motocicleta que se lanza cual ciega y veloz saeta a desafiar, digamos más bien a “torear”, a los autos, dentro del intenso tráfico de una urbe; al ciclista que se entrecruza a diestra y siniestra por la vía sin tomar en consideración ninguna de las regulaciones del tránsito; o bien a ese chofer imprudente que maneja sin utilizar el cinturón de seguridad o descuida la conducción de su carro por atender la llamada del celular...

Lo común en todos estos comportamientos es la baja o nula percepción del riesgo, la anticipación de las posibles negativas consecuencias, en la creencia de ser invulnerable a estas.

Reflexionemos sobre los mecanismos que conducen a la dependencia y nos hacen bajar la guardia ante algo que, si bien de inmediato parece que nos brinda “placer”, a mediano y largo plazos suele causarnos mucho dolor.


 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión