Madre canguro

El método Madre Canguro se basa en ofrecer atención a los recién nacidos “a través del estrecho contacto piel a piel con su madre”.

Este proceder contribuye al fomento de la salud y el bienestar de los bebés prematuros y también de los nacidos a término con bajo peso.

Desarrollado a finales de la década de los 70 del siglo pasado por un pediatra colombiano, este método, enriquecido en su práctica social en muchos países, se aplica en las maternidades cubanas y actualmente es auspiciado por la Organización Mundial de la Salud.

Al utilizar el método de Madre Canguro la madre tiene el papel protagónico en el desarrollo de su recién nacido prematuro desde el nacimiento pues participa, de forma activa, en su atención y cuidados.

Las madres mantienen a sus hijos junto al pecho, de forma prolongada y continua, en posición de canguro, similar a la forma de vida de estos animales. Ello le ofrece a su hijo lo que necesita: amor, calor, leche materna y estimulación, y un insuperable vínculo afectivo entre ambos.

Este contacto debe mantenerse como promedio 12 horas diarias, hasta que el bebé alcance un peso superior a 2 500 gramos (5 libras y 8 onzas).

La madre debe recibir entrenamiento y apoyo de médicos, enfermeras, psicólogos y lógicamente del esposo y de la familia en general. Pues el manejo de un niño prematuro requiere de cuidados especiales y, por tanto, de determinados conocimientos.

Este método disminuye la necesidad del uso de la incubadora, pues le brinda al recién nacido el calor necesario por el contacto piel a piel con la madre y disminuye así posibles complicaciones.

Con este protagonismo materno se minimizan los naturales temores y preocupaciones que generan estos nacimientos y se convierte, además, en un estímulo de inapreciable valor para la producción de la leche materna.

El niño que recibe el estímulo materno piel con piel aprende a desarrollar afectos y emociones.
Por tanto, la Madre Canguro es una alternativa en el cuidado de estos bebés, que facilita de forma continua la lactancia natural, siempre disponible, disminuye el riesgo de infecciones adquiridas y permite una más rápida recuperación nutricional.

El apoyo familiar es fundamental para alcanzar los objetivos deseados: el óptimo desarrollo del niño o niña.

En Cuba este proceder se puso en práctica por primera vez en la ciudad de Pinar del Río, en 1994, y dados los resultados se ha extendido a otros hospitales gineco-obstétricos.

 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión