Cuidar la salud prolonga la vida

La salud es uno de los principales tesoros del ser humano. Pero muchos no son concientes de esto. 

El bienestar biológico, psicológico y social depende de muchos factores: dinero para comprar alimentos saludables, poseer una vivienda adecuada, vestimenta necesaria, posibilidad de transportación, un trabajo decoroso, educación, saber
enfrentar con sabiduría los retos constantes de la vida, adecuada relación con sus semejantes y otros elementos.

Están los que poseen todas esas cosas, o muchas de ellas, pero dejan en un segundo plano la atención a todos los factores que aportan salud.

Muchos llevan estilos de vida completamente erróneos; fuman, consumen alcohol en demasía, no organizan sus vidas, se alimentan de forma incorrecta, no practican
ejercicios físicos, tienen varias parejas sexuales.

En la mayoría de los casos quienes así piensan actúan utilizan frases como estas: "de algo hay que morirse", "mi abuela fumó toda la vida y duró 90 años",  "yo trabajo para darme los gustos que quiera".

Para los que así piensan es útil revisar las estadísticas mundiales acerca de las muertes diarias y anuales por enfermedades de transmisión sexual, por cáncer, padecimientos del corazón, alcoholismo y muchas más.

Estadísticas recientes revelan que cada ocho segundos muere alguien por una enfermedad relacionada con el consumo de tabaco, adicción responsable de la
mayor parte de las muertes evitables en el orbe. Alrededor de cinco millones de personas fallecen al año debido a enfermedades relacionadas con el tabaquismo.

En los países desarrollados, el cigarrillo está relacionado por lo menos con el 85 por ciento de todas las muertes por cáncer del pulmón, con el 75 por ciento de las
muertes por bronquitis crónica y con el 25 por ciento de las enfermedades del corazón.

Pero el problema va más allá. Un fumador pasivo, o sea, una persona que no fuma pero que está obligada a respirar un aire cargado de humo, tiene un 30% más de
posibilidades de morir de cáncer; los hijos de fumadores tienen más probabilidad de ser fumadores que los de no fumadores; los hijos de padres fumadores tienen mayor riesgo de padecer infecciones respiratorias y otitis que los hijos de padres que no fuman; el humo del tabaco posee características químicas que irritan los ojos, la nariz y la garganta de los no fumadores.

Varios médicos reflexionaron hace unos días acerca de que una parte considerable de la población mundial fallece en edades tempranas por causa propia, pues
descuida sus hábitos y está desinformada o cuando le orientan qué hacer hacen caso omiso a estos consejos.


 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión