Gran Bretaña procura sacar de su casa a niño obeso

Asistentes sociales de Gran Bretaña se reunirán con un niño de ocho años que pesa casi 91 kilos para decidir si debería retirársele la custodia a su madre, luego de que ésta se rehusó a dejar de alimentarlo con comida chatarra.

La madre de Connor McCreaddie declaró el lunes que su hijo se niega a comer frutas y verduras, pero rechazó sugerencias de que pusiera un candado a su heladera.

Connor y su madre, Nicola McKeown, comparecerán ante una conferencia de cuidado infantil organizada por la autoridad gubernamental local en el noroeste de Inglaterra.
Trabajadores sociales podrían tomar la decisión de ponerlo al cuidado de un hogar contra la voluntad de su madre soltera, que sufre de depresión. La mujer apeló para que le permitan quedarse con Connor, rechazando los argumentos de que ha sido descuidado.

"Alejarlo de su familia cuando necesita que lo ayuden será, pienso, desastroso para Connor. Considero que sería peor", afirmó.

Mientras estudios muestran que Gran Bretaña tiene la peor tasa de obesidad infantil en Europa, el regulador de medios del país planea prohibir a partir del próximo año la publicidad televisiva de comida chatarra que apunte a niños en edad escolar.
Connor, de Wallsend, Newcastle, tiene cuatro veces el peso saludable de sus pares y estaba aún peor antes de Navidad, por lo que su madre, de 35 años, decidió buscar ayuda.

A principios de año el niño perdió peso siguiendo el consejo de trabajadores de la salud y un nutricionista.

Autoridades locales emitieron un comunicado diciendo que les preocupa la salud del niño.

Fuente: Reuters


 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión