Desencadenantes del asma bronquial

El asma bronquial es una enfermedad inflamatoria crónica de las vías respiratorias producida, en la mayoría de los casos por una alergia. La inhalación de la sustancia al que se está sensibilizado activa una reacción alérgica que inflama la mucosa de los bronquios.

La exposición repetida al alergeno, incluso a bajas dosis, hace persistente la inflamación, aunque el paciente en ocasiones no lo perciba como causa de sus síntomas. Sin embargo, cuando se expone a una concentración elevada de alérgenos, sí se desarrollan síntomas y, en ocasiones, un ataque agudo de asma.

Por ejemplo, los días en los que las concentraciones de polen es elevada, está comprobado que aumenta la asistencia los cuerpos de guardia por crisis de asma en individuos alérgicos expuestos.

Por todo ello, los asmáticos deben saber a qué son alérgicos y cómo evitar el contacto con el alergeno.

Para aquellos que son alérgicos a pelos de animales es imprescindible que no se expongan a los mismos, y los que lo son a ácaros, hongos y pólenes deben seguir diversas recomendaciones para evitar esta exposición, probablemente de mayor eficacia en el caso de los ácaros.

 
Evita alfonbras y cortinas, evitar peluches, especial precaución con el colchón
    

Es necesaria una limpieza exahustivaen ausencia del paciente.

La mucosa inflamada del paciente asmático es susceptible de ser agredida por múltiples agentes irritantes inespecíficos. Éstos pueden desencadenar síntomas (incluso una crisis de asma) pero habitualmente no son la causa de la enfermedad.

 
Desencadenantes inespecíficos de los síntomas
Entre estos agentes desencadenantes destacan:
   * Sustancias contaminantes ambientales: Provienen, en su mayoría, de la combustión de carburantes para automóviles y calefacciones, así como de los gases producidos por las fábricas e industrias. Algunas condiciones meteorológicas (como la niebla) pueden aumentar la contaminación atmosférica. Así, se debe estar atento a la información suministrada públicamente de los niveles de contaminación, atendiendo sobre todo al número de partículas de azufre, ozono (aumenta la reactividad bronquial) e hidrocarburos (como las partículas diesel). Se ha observado que la contaminación puede aumentar la potencia alergénica de algunos antígenos. Por ejemplo, algunos alergenos del polen del abedul son proteínas de defensa del árbol frente a las agresiones de su entorno. Por ello, su capacidad alergénica aumenta en las zonas más industrializadas, frente a las zonas boscosas con una menor tasa de contaminación ambiental.

 

La contaminación es perjudicial para el asmático
    * Humos domésticos, en particular el humo del tabaco: El tabaco está compuesto por un gran número de sustancias (cada una de ellas con capacidad irritante sobre la mucosa bronquial), siendo un elemento cronificador de la enfermedad. Se debe recomendar siempre a todos los asmáticos no fumar. Además, los niños de riesgo alérgico expuestos al humo del tabaco como fumadores pasivos, desarrollan con mayor probabilidad asma bronquial.

El tabaco es perjudicial, sobre todo para el niño alérgico
* Se postula que ese riesgo es mayor cuando la madre es la fumadora, quizá debido a que madre e hijo pasan mayor tiempo juntos.
    * Agentes químicos irritantes: Sobre todo productos de limpieza (como la lejía o el amoníaco) o ciertos perfumes y ambientadores.

Hay que evitar cualquier agente irritante
* En determinados ambientes laborales la exposición a agentes químicos puede empeorar un asma bronquial ya diagnosticado, o bien inflamar directamente la mucosa bronquial dando lugar al denominado asma por irritantes.
    * El ejercicio, sobre todo si se realiza en un ambiente frío: El aire inhalado debe ser calentado antes de llegar al alveolo pulmonar, lo que normalmente es realizado en la mucosa nasal. Con el ejercicio, los volúmenes de aire movilizados son mayores y la mucosa nasal es incapaz de calentarlos adecuadamente. El calentamiento del aire frío en el bronquio origina alteraciones locales en su mucosa que pueden favorecer una crisis de broncoespasmo.

Es preciso tomar precauciones con el frío
* No obstante, estos hechos no significan que un asmático no pueda realizar ejercicio, aunque sí deberá tener en cuenta una serie de consideraciones. En módulos próximos de este curso, existe un apartado específico sobre este tema con información más detallada.
    * Infecciones virales: Normalmente son causa de procesos catarrales que sólo afectan a las vías aéreas superiores. Los virus causantes más frecuentes son los rinovirus, aunque en niños menores de 2 años son el virus respiratorio sincitial y el parainfluenza. La mucosa bronquial inflamada del paciente asmático es más susceptible a la agresión por ciertos virus, desencadenando síntomas. En niños pequeños, sobre todo, hasta los 5 años, las infecciones virales son la principal causa de crisis de asma, habitualmente sin inflamación alérgica subyacente.
    * Reflujo gastroesofágico: Proceso médico en el que parte del contenido ácido del estómago asciende por el esófago causando sensación de "quemazón". Se postula que microaspiraciones de este contenido ácido pueden llegar a la faringe e incluso introducirse en la vía respiratoria, irritando su mucosa y causando síntomas de asma. Se discute si en la asociación entre asma bronquial y reflujo es el asma el que favorecería la existencia de reflujo, o es éste el causante del asma, aunque probablemente ambos fenómenos suceden paralelamente.
    * Factores emocionales: La risa intensa, el llanto o las crisis de ansiedad, en ocasiones, alteran el ritmo respiratorio y desencadenan una crisis aguda de asma.

 Además de los alergenos ambientales y de los desencadenantes inespecíficos mencionados, existen otros agentes que, tras su ingestión o inoculación, son capaces de generar una crisis de asma por mecanismo alérgico o no:

1. Por mecanismo alérgico: Reacción aguda mediada por IgE (asociada o no a otras manifestaciones alérgicas), por sensibilización a medicamentos, alimentos o veneno de himenópteros (avispa y abeja).

La alergia es la causa de la mayoría de los casos de asma

2. Por otros mecanismos: Se describen síntomas de asma con conservantes de alimentos y medicamentos, como los sulfitos y, también, con fármacos, destacando por su relevancia:

    * Betabloqueantes: Se emplean como colirios en el glaucoma o como tratamiento para la hipertensión arterial y la cardiopatía isquémica. Pueden empeorar la función respiratoria en un asmático, al actuar como bloqueadores de los receptores beta-adrenérgicos, fundamentales para el tratamiento del asma.
    * Antiinflamatorios no esteroideos (AINES) como la aspirina: Pueden desencadenar una crisis asmática en pacientes con ASA-tríada (asma intrínseco, poliposis nasosinusal e intolerancia a AINES). Sólo los asmáticos que también sean intolerantes a los AINES están obligados a evitar este grupo de medicamentos.

 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión