Constipación o estreñimiento

La constipación o estreñimiento es un trastorno que afecta a la mayoría de las personas en algún momento de la vida.

La constipación es un síntoma y no constituye una enfermedad en si misma. Habitualmente el paciente se queja de defecación infrecuente o dificultosa en forma persistente, o sensación de evacuación incompleta; las deposiciones son escasas, difíciles de expulsar o demasiado infrecuentes. Por regla general el origen de estos síntomas es "funcional" pero a veces puede ser producido por una gran variedad de enfermedades "orgánicas" y se debe realizar el diagnóstico en cada caso en particular.

En las personas que padecen este trastorno, la evacuación del intestino se produce menos de tres veces por semana y puede resultar un momento difícil y hasta doloroso.

¿Estoy constipado?
Muchas personas creen estar constipados cuando en realidad su funcionamiento intestinal es totalmente regular.

Por ejemplo, hay quienes creen que lo normal es la evacuación diaria del intestino. Lo normal es defecar entre 3 veces por día y hasta tres veces por semana, dependiendo de la persona.

La constipación puede ser crónica cuando se presenta por períodos prolongados y generalmente se asocia a invalidez, enfermedades, medicamentos o inmovilidad. La constipación pasajera generalmente se produce por cambios en la dieta, falta de ejercicio o disminución en la ingesta de líquidos

Síntomas
La evacuación del intestino se produce menos de 3 veces por semana y/o cuando la consistencia de las heces es, en general, muy dura y puede transformar el efecto evacuatorio en un momento difícil y hasta doloroso.

La constipación muestra ser más frecuente en mujeres que hombres (2:1) y su frecuencia se incrementa con la edad. Parece ser más frecuente en población negra que en caucásicos y en poblaciones con nivel socioeconómico bajo.

Causas
-Estilo de vida: Nuestro estilo de vida moderno, que nos mantiene siempre ocupados, y la falta de tiempo para responder en el momento adecuado al estímulo evacuatorio, pueden generar constipación.
- Dieta pobre en fibras: La escasa ingesta de vegetales, frutas y granos enteros, fuente principal de fibra en nuestra dieta, y la alimentación hipergrasa (quesos, huevos y carne) son las causantes más comunes de constipación.
- Escasa ingesta de líquidos: El agua y los jugos humedecen el colon, aumentando las deposiciones y generando de esta forma un movimiento más suave del intestino.
- Falta de ejercicios: La falta de ejercicios es también uno de los factores que pueden generar constipación.
- Factores psicológicos: Muchas personas, especialmente las mujeres, padecen de constipación si no disponen de un lugar agradable y limpio, como el baño de su casa, ni disponen de la comodidad y la tranquilidad necesarias para que se presente el reflejo evacuatorio.
- Factores orgánicos: Enfermedades metabólicas y endocrinas (diabetes, hipotiroidismo), neurológicas (esclerosis múltiple, lesiones de la médula espinal), vasculares (amiloidosis), enfermedades digestivas como cáncer de colon, síndrome de intestino irritable, diverticulosis pueden ser algunas de las enfermedades que hay que tener en cuenta al evaluar a una persona con estreñimiento.
- Medicamentos: Analgésicos, antiespasmódicos, antihistamínicos, diuréticos, antidepresivos, suplementos de hierro, antihipertensivos, anticonvulsivantes, son algunos de los medicamentos que pueden producir constipación.

Consecuencias: Las complicaciones más frecuentes de la constipación son:
- Hemorroides
- Fisura anal
- Impacto fecal

Prevención: Cambios en el estilo de vida, en la forma de alimentarse, incrementar la cantidad de ejercicio ayudará a aliviar y prevenir la constipación.
- Aumento de la ingesta de fibras: La fibra ayuda a la formación de masa fecal de consistencia suave. La misma se encuentra en muchos vegetales, frutas y granos. La incorporación de fibra a su dieta debe ser den forma gradual. Las frutas, verduras, granos, cereales y los panes integrales son alimentos ricos en fibra. Disminuya o elimine helados, quesos, pizzas y las comidas pre-elaboradas.
- Incrementar la ingestión de agua y de otros líquidos: Se recomienda tomar de dos a tres litros diarios, no ingerir líquidos que contengan cafeína o alcohol.
- Realizar ejercicios: El ejercicio regular ayuda al aparato digestivo a mantenerse activo y saludable. No es necesario convertirse en un atleta, tan sólo con 20 o 30 minutos diarios de caminata es suficiente.
- Tomar el tiempo necesario para realizar el movimiento evacuatorio: a veces, nos sentimos tan apurados que no le prestamos atención a las necesidades de nuestro cuerpo. Asegúrese de no ignorar la urgencia del reflejo evacuatorio.

Recomendación. Si luego de tomar todas estas medidas continúa ud. con dificultades en su ritmo evacuatorio le sugerimos consulte a su médico para evaluar la posibilidad de alguna causa orgánica.

 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión