Cuide la piel del bebé

La piel del niño es delgada, permeable y frágil. El niño depende del adulto que es quien debe proporcionarle la higiene y el cuidado de la piel.

¿Cómo cuidar la piel del recién nacido?
Un recién nacido sano precisa cuidados especiales a continuación lo más importantes:
Evitar la pérdida de calor, abrigar al niño (no demasiado y con sentido común), bastará para ello. Evitar temperaturas extremas y ropas de fibras sintéticas. Se prefieren las prendas de algodón y de hilo para áreas en contacto con la piel.

El cuidado de la región umbilical es importante en los primeros días de vida, los restos del cordón umbilical se momifican y caen en 7 a 10 días. Se deben seguir los consejos que le da el pediatra.

El baño debe realizarse desde el primer día. Un baño corto, con agua tibia, bastará para la higiene del bebé y para estrechar los lazos afectivos. El baño debe ser una fiesta en la que participe toda la familia papá, mamá y él o los hermanitos, si los hubiera.

El jabón elegido debe ser suave, un aceite de baño o un gel para niños, pues son lo menos irritantes y más fisiológicos.

La piel del recién nacido puede estar agrietada o descamarse en algunas zonas. No debe ser motivo de alarma una descamación fina en manos, pies, cuero cabelludo (costra láctea).

Una crema hidratante o un aceite convencional pueden solucionar el problema. Un consejo: aplicarlos por la noche y evitar su uso en las manos y región peribucal, pues pueden ser ingeridos por el bebé.

Las uñas deben recortarses desde los primeros días, siempre cortarlas rectas. Muchos recién nacidos pueden lastimarse con sus uñas, córtelas con cuidado.

El pelo: es absolutamente falso que al cortar o rapar el cabello éste crezca más fuerte, por lo que no están justificadas las "podas radicales" a las que se someten tantos bebés.

 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión