¿Qué hacer con un cuerpo extraño?

La presencia de cuerpos extraños en la garganta, la nariz, los oídos y los ojos son accidentes muy frecuentes en niños pequeños fundamentalmente, es por eso que les damos algunas instrucciones de cómo actuar frente a estas eventualidades en el hogar.

EN LA GARGANTA
Trate de que la víctima expulse el objeto tosiendo. No trate de sacarlo con los dedos; esto es menos eficaz que la tos y puede empujar más profundamente el objeto.

Si la tos no da resultado y la víctima es un niño, sosténgalo con la cabeza para abajo y golpéele fuertemente en la espalda entre los omóplatos. Si es demasiado grande para cargarlo, haga que se doble con la cabeza para abajo y golpéelo fuertemente en los omóplatos. Si no puede desalojarse el objeto llame a un médico o una ambulancia si hay paro respiratorio aplique la respiración artificial boca a boca.

Consulte siempre al médico si el objeto no es expulsado de la garganta, aunque los síntomas cedan, si el objeto llegara a entrar en los pulmones, puede producir tos o infección crónica.

EN LAS OREJAS 
La presencia de cuerpos extraños en el interior de la oreja no se descubre hasta que el pabellón auditivo queda cubierto por un líquido de color sanguinolento. En este caso el médico es el único que puede extraer el cuerpo extraño. No hay que intentar una extracción con ningún instrumento.

TRAGADOS
Los pequeños objetos redondos (perlas, botones, monedas, bolas) que se tragan los niños suelen pasar sin trastorno por el intestino y son eliminados. No administre purgante ni alimentos voluminosos; limítese a la dieta normal, si hay dolor consulte al médico sin demora.

Durante varios días, cuele las heces fecales con una tela fina para determinar si el objeto ha sido eliminado.

Los objetos rectos o puntiagudos (palos de tender, alfileres de seguridad abiertos, huesos) son peligrosos.

No se aterrorice; consulte al médico. Pueden necesitarse instrumentos y estudios especiales para localizar y extraer el objeto y lo más acertado será acudir a él.

EN LA NARIZ
Si el objeto no puede extraerse fácilmente, ponga unas cuantas gotas nasales no aceitosas en la nariz del enfermo con el fin de abrir los conductores nasales, y luego consulte a su médico. No permita que el paciente se suene la nariz violentamente. No trate usted de explorarle la nariz; podría empujar más profundamente el objeto y lesionar la ventana nasal.

EN LOS OJOS
La presencia de cuerpos extraños se pone de manifiesto por el lagrimeo y la opresión, por el enrojecimiento y la mala visión. ¿Qué hacer?

No se frote el ojo. El enfermo debe cerrar ambos ojos durante algunos minutos para intentar que las lágrimas expulsen en forma natural el cuerpo extraño.

Si esto no da resultado, sujete las pestañas del párpado superior del paciente y tire del párpado hacia afuera y abajo sobre el párpado inferior para desalojar la partícula.
   
O, utilizando un gotero para colirios, lave el ojo con agua simple o solución salina estéril, el paciente deberá mover el párpado en la solución.
   
Finalmente, si eso no da resultado, lávese las manos cuidadosamente y examine el ojo tirando hacia abajo del párpado inferior y volviendo hacia arriba el párpado superior.

Si el cuerpo extraño está en cualquiera de los párpados, trate de retirarlo con la punta humedecida de un pañuelo limpio. Si está en el globo del ojo, no trate de sacarlo. Aplique un apósito estéril y llame a un médico.

 

Buscar

Servicios para Cuba

Si desea realizar alguna consulta de salud, nuestros especialistas pueden responderle. Envíe su pregunta de salud

Inicio de sesión